Fútbol, Leicester City, Premier League, Riyad Mahrez

EL CRACK DE LA CALLE QUE DA LUSTRE AL PARTIDO A PARTIDO DEL LEICESTER CITY

Riyad

A Riyad Mahrez (Sarcelles, 1991) le ponen los desafíos. Y cuanto más complicados, mejor. Tanto que emular a Tom Cruise en su interminable saga de ‘Misión imposible’ con una pelota atada a su primorosa zurda ha sido una constante en la existencia del futbolista más desequilibrante que pisa en estos momentos los impolutos greens de la Premier League.

Su capital influencia en el inesperado liderato del Leicester City de Claudio Ranieri queda reflejada en un dato absolutamente demoledor: el extremo de origen argelino es el jugador que ha participado en más goles (20) a lo largo de las 17 jornadas que se llevan disputadas en el campeonato, a razón de trece dianas y siete asistencias.

“No me ha sorprendido (su estado de forma) porque sabía que podía hacer las cosas que estoy haciendo. El fútbol es un deporte en el que la confianza es clave. Cuando empiezas a ver portería con asiduidad tienes más confianza y eso probablemente es lo que más me esté ayudando”. La simplicidad con la que el propio Mahrez explica su irreverente irrupción en el olimpo reservado a los Agüero, Rooney, Hazard, o Alexis Sánchez es inversamente proporcional a ese conservador discurso que cada miembro de los Foxes, empezando por el técnico italiano, repite como un mantra cuando les preguntan sobre las posibilidades de que puedan coronar allá por el mes de mayo el Everest del balompié inglés por delante de los morlacos de la competición.

“Estamos viviendo algo mágico y debemos seguir trabajando duro porque no queremos despertar. Quiero que el sueño continúe y que nuestros aficionados sigan gozando de este momento, pero siendo realistas no creo que podamos ganar la Premier. Nuestra meta siempre fue llegar a los 40 puntos. Nos faltan sólo dos, así que a partir de ahí veremos qué pasa”. En suma, que el ‘partido a partido’ de Simeone también ha calado hondo en una escuadra que en diciembre de 2014 ocupaba el farolillo rojo y a la que todas las casas de apuestas le habían colgado el cartel de ‘carne de Segunda’.

Pero hete aquí que entre la magia de este franco-argelino de 24 años y los cañonazos del ‘fideo’ Vardy (15 dianas) le han dado la vuelta a la tortilla de tal manera que el Leicester no sólo se ha encaramado a lo más alto de la tabla en la máxima categoría por vez primera en sus 131 años de historia, sino que además ha rubricado una hazaña nunca antes alcanzada por un club de la Premier: celebrar la Navidad como líder un año después de haber iniciado la tradicional jornada del Boxing Day (26 de diciembre) en el último puesto de la clasificación.

Romelu+Lukaku+Riyad+Mahrez+Leicester+City+x7jYA3i5SPtl

Liverpool, esta misma tarde, y Manchester City después (día 29) tratarán de impedir que este prestidigitador de la pelota, autor de seis dianas en las tres últimas citas ligueras, haga campeón de invierno al Leicester. Compleja tarea para Klopp y Pellegrini echar el lazo a un jugador forjado a sí mismo en las interminables pachangas de barrio en la periferia de París, donde creció.

Sus fintas de bailaor flamenco y esas diagonales vertiginosas en las que se va deshaciendo uno por uno de cuantos rivales le salen al paso huelen a potrero, a ‘gol regañao’ improvisado en mitad de una rue, a talento desbordante en estado puro. “A veces estoy en el campo y pienso que estoy jugando en la calle. Creo que ese background mío aporta algo diferente al equipo y mezcla bien con las cualidades del resto de mis compañeros”, afirma sin ambages el futbolista que despojó a Mourinho  del banquillo del Chelsea con una actuación descomunal.

La mahrezmanía, sin embargo, se ha ido cocinando a fuego lento y con no pocos obstáculos motivados por ese afán primigenio de querer un balón para sí, su esmirriada figura y escasa velocidad para sacar provecho de sus caños o regates en una baldosa. “Era un chico muy frágil, pero nunca se dio por vencido y ahora está dando sus frutos. Ha trabajado muy duro para llegar hasta la élite. Desde muy temprano aprendió a asumir responsabilidades. Mahrez no es sólo un jugador técnico. Tiene las agallas y el carácter que definen a los grandes jugadores. Nunca se esconde”, contaba a L’Equipe Mohamed Coulibaly, director técnico del Sarcelles, la escuadra de la Liga de Distritos de París en la que se alistó siendo un adolescente sin más pretensión que pasar el rato con los amigos.

La repentina muerte de su padre Ahmed, a causa de una afección cardíaca, fue el detonante que cambió los parámetros vitales de Riyad. “Él siempre estaba detrás de mí, quería que yo fuera futbolista. Venía a verme todos los partidos y me daba siempre consejos. Había jugado en clubes pequeños en Argelia y en Francia, así que sabía lo que decía. Y yo le escuchaba. Su fallecimiento fue un shock para mí, pero también me proporcionó el estímulo del que carecía hasta ese instante para pelear por mi futuro en el fútbol”.

LA LLAMADA DE ARGELIA RUMBO A BRASIL 2014

Fiel a su inveterada condición de fino autodidacta sobre el manto verde, Mahrez diseñó una hoja de ruta poco convencional, apostando por clubes de perfil bajo, como los aficionados del Quimper KFC (liga regional) o el Le Havre (Ligue 2), en los que fue puliendo sus deficiencias físicas y tácticas sin presión alguna. A su ritmo. Sentirse cómodo era primordial para el hoy internacional argelino, que llegó a rechazar ofertas del PSG y del Marsella. “Elegí Le Havre por la tradición que siempre tuvo su centro de formación. Jugar en Segunda fue duro al principio porque es una categoría muy defensiva, pero mi segundo año fue mejor y a la mitad del tercero llegó la oferta del Leicester y me vine a Inglaterra, pese a que mi entorno me decía que el fútbol inglés no era para mí. Pero quería probar. Lo hice y me encantó”, relata.

 

2544760800000578-0-image-m-2_1423132019273

Los Foxes pagaron medio millón de euros en enero de 2014 por un futbolista que a día de hoy está valorado en 11 millones… y subiendo. Su notable primer semestre en las Islas, siendo ya pieza clave en la vuelta a la Premier de su nuevo equipo, amortizó la inversión realizada, y a Riyad le sirvió para hacerse un hueco en la lista de Argelia rumbo al Mundial de Brasil, motivo por el cual se siente en deuda con el actual líder de la liga inglesa. “El Leicester me lo ha dado todo. Gracias a ellos he descubierto la Premier y pude jugar la Copa del Mundo. Éramos líderes en Segunda y el seleccionador (Halilhodzic) se empezó a fijar en mí. Tengo claro que de haber seguido en Le Havre nunca habría venido a verme”, asegura.

Villarreal y Roma movieron ficha el pasado verano para tratar de traerlo de vuelta al continente. En Inglaterra hay quien asegura que el mismísimo Barça ha sondeado al Leicester en su búsqueda de un suplente de garantías para Messi y Neymar. Pero el explosivo exterior zurdo a banda cambiada (siempre arranca desde el costado derecho) tiene claro que, de momento, su perfil ha de seguir siendo bajo.

“Este tipo de cosas no me preocupan lo más mínimo. Soy jugador del Leicester y estoy feliz aquí. Si el destino me lleva a otro lugar en el futuro, ya se verá. Pero ahora mismo no quiero pensar en eso”, concluye el mejor futbolista africano en 2015, aunque no figure entre los tres nominados al galardón. Cosas que pasan.

Estándar
Fútbol, FC Santa Claus, Papá Noel, WeChat

AL EQUIPO DE SANTA CLAUS LO RESCATA UN MECENAS CHINO POR NAVIDAD

santa 1

Su trineo tirado por nueve renos voladores le permite desplazarse a cualquier rincón del planeta para hacer felices a millones de niños cada 25 de diciembre. Cumplir unas Navidades más con su hermoso cometido ha tenido, en esta ocasión, un sabor especialmente dulce y gratificante para Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, Viejito Pascuero u El Olentzero. El legendario personaje de la barba blanca y el inconfundible traje rojo se embarcó 48 horas atrás en su tradicional viaje solsticial sabiendo que el mañana del club de fútbol que lleva su nombre está a buen recaudo.

El FC Santa Claus seguirá fomentando valores como el fairplay, la solidaridad y la caridad en todo el planeta a través del balompié gracias a la inestimable aportación de la compañía china Bewin Sports. El gigante de las comunicaciones multimedia, creador de la aplicación WeChat (equivalente a whatsapp en el país asiático), firmó el pasado miércoles un acuerdo por cinco años que le convirtió en el nuevo mecenas de la popular escuadra de Rovaniemi, que por vez primera en sus 23 auroras boreales de existencia lucirá un patrocinador de pago en su elástica.

“Estamos muy felices. Este es el mejor regalo de Navidad que podía tener nuestro club. Bewin nos ofrece cinco años de estabilidad. Sin este acuerdo probablemente hubiéramos tenido que plantearnos el cese de actividades”, aseguró aliviado Juha Eteläinen, máximo responsable de la entidad finlandesa.

Entre los términos del contrato, en cuyo anuncio estuvo presente el mismísimo Santa Claus (en su calidad de presidente honorario del FCSC), figura un viaje anual del cuadro más famoso del Círculo Polar Ártico al país del dragón para disputar un par de amistosos y también asegura la presencia de varias escuadras juveniles chinas en la Copa Papá Noel, que se juega cada mes de julio en el diminuto Saarenkylän Tekonurmi stadion de Rovaniemi.

Bewin Sports emitirá también vía streaming partidos de liga del equipo finés como parte de una estrategia conjunta para pescar nuevos seguidores en el trasatlántico asiático. Ambas partes se cuidaron muy mucho de hacer públicas las cantidades económicas del contrato firmado, si bien fuentes próximas al club finés confirmaron que la cifra que percibirán es lo suficientemente significativa y permite catalogar la operación como “el mejor acuerdo que hemos alcanzado desde nuestra fundación”.

santa 3

Por su parte, la multinacional china especializada en el mundo del marketing y la comunicación, responsable entre otros eventos de la organización de la Supercopa de Italia (la última edición se disputó en Shanghai), explicó por medio de su propietario los motivos que les han llevado a unir su destino con los del FCSC.

“La primera vez que visité Rovaniemi quedé sorprendido del flujo de noticias que generaba en mi país el Santa Claus. Luego hicimos un seguimiento y vimos que cuenta con un alto número de seguidores en China, así que nos planteamos seriamente buscar algún tipo de sinergia con ellos. Ahora que hemos establecido las bases de nuestra relación creo que vamos a poder hacer grandes cosas juntos”, señaló feliz de la vida Feng Gao, emocionado por poder estrechar la mano al entrañable personaje que da sentido a las fiestas navideñas en su propia aldea, Pajakylä.  

Por lo pronto, el citado convenio de colaboración permitirá al Santa Claus continuar disputando el año próximo la Miesten Kakkonen League (Tercera división), categoría que ya perdiera en 2012 luego de entrar en barrena a causa de la dura crisis que sacudió Finlandia en ese año. La escuadra ártica pagó su penitencia durante dos ejercicios en la Kolmonen League, o cuarta categoría. Dar esquinazo a esta macro competición compuesta por 117 equipos aficionados, integrados en nueve grupos, resultó menos difícil de lo que a priori parecía.

De vuelta al escalón de bronce del balompié finés, los discípulos de Santa lograron hace escasas semanas eludir el descenso y cerrar la campaña con un discreto séptimo puesto. “El resultado cuenta, por supuesto, pero para nosotros es mucho más importante dejar bien alto el pabellón de nuestro jefe. Santa cree a pies juntillas en el juego limpio y siempre nos dice que ganar no es lo más importante, sino tratar de difundir un espíritu deportivo por todo el mundo. Nuestros fans crecen constantemente y los tenemos esparcidos por todos los rincones del planeta, por eso estamos obligados a tener una conducta ejemplar”, cuenta Tommi Rissanen, manager de marketing de los bermellones de Rovaniemi.

La sostenibilidad del FC Santa Claus, una suerte de ONG de la redonda sin ánimo de lucro, pasaba hasta ahora por generar recursos propios, lo que no resulta sencillo en un área del globo terráqueo donde el frío y la nieve son protagonistas más de la mitad del año. La recesión económica ha golpeado duramente en los cimientos de esta peculiar escuadra, incapaz por primera vez en más de dos décadas de obtener los recursos mínimos para poder sobrevivir.

Ni siquiera sus originales iniciativas para generar ingresos atípicos, caso de la escuela de snow-football (fútbol-nieve), que ponen en marcha cada invierno en la aldea donde habita Santa Claus y que atrae a numerosos turistas que pasan sus vacaciones en Laponia, eran ya suficientes para sostener a flote el frágil velero ártico.

Afortunadamente, la entrada en escena de Bewin Sports hará posible que esta mágica formación apadrinada por Papá Noel continúe explorando nuevos caminos en el noble arte de la solidaridad con el prójimo a través de acciones como la donación de 10 euros por cada camiseta vendida en su stand del Mercado navideño de Rovaniemi, la organización de un torneo de caridad en primavera, cuya recaudación va destinada íntegramente a la ayuda de niños necesitados en cualquier rincón del planeta, o con su activa participación en el Water Run (Carrera del Agua), un ambicioso proyecto cuyo objetivo es hacer llegar agua potable a las zonas más devastadas por las inundaciones en el sudeste asiático. “La caridad es un aspecto muy importante para Santa Claus. Trabajamos con el objetivo de crear un mañana mejor, y qué mejor camino que tratar de ayudar a los niños de todo el mundo a que tengan una mayor calidad de vida en el futuro”, sentenció Rissanen, quien por cierto dejó en el alero la posibilidad de contratar algún foráneo que eleve la competitividad del bloque actual.

santa 2

Estándar
Bale, Fútbol, Pochettino, Premier League, Tottenham

EL TOTTENHAM SUPERA EL ‘SÍNDROME BALE’ CON EL MÉTODO POCHETTINO

IMG_0990

Mauricio Pochettino junto a su cuerpo técnico: Miguel D’Agostino, Toni Jiménez y Jesús Pérez. FOTOS: DAVID RUIZ

“Han cambiado muchas cosas que hoy día son difíciles de ver desde fuera. Cosas en las que nosotros creemos y que, poco a poco, vamos poniendo en práctica con vistas a sentar unas bases para el futuro. Hablo de la visión que tenemos sobre cómo tiene que funcionar un club como el Tottenham. Estamos compartiendo esa visión con el presidente, con el director deportivo y con toda la gente que trabaja aquí. Y por supuesto tratando de llegar a los jugadores, que siempre es lo más difícil, convencerlos e intentar llevar adelante una nueva filosofía”.

En el discurso de Mauricio Pochettino rara vez se escapa la primera persona, menos aún cuando el tema a tratar es el sistema de trabajo, ese embrión metodológico sobre el que se asienta su forma de entender el fútbol, pero también la vida. Y en ambos casos, el proceso se apoya en el grupo, en la labor de equipo, en la colectividad.

Por eso, el técnico hispano-argentino de los Spurs abusa hasta la saciedad del plural cuando trata de explicar, rodeado de su inseparable guardia pretoriana, la fase en la que se encuentra el proceso iniciado durante el verano de 2014 en el espectacular centro deportivo de Enfield, posiblemente el mejor de todas las Islas Británicas (con permiso del recién estrenado por el Manchester City) y sin duda alguna en la vanguardia mundial de esta clase de instalaciones.

Aunque por estas latitudes del norte de Londres no dejan aún de alucinar con la peculiar filosofía de trabajo que vienen implementando el preparador criollo y su staff técnico (Jesús Pérez, Miguel D’Agostino y Toni Jiménez), lo cierto es que esa especie de revolución pochettiniana no es una novedad en el campeonato más poderoso del planeta. Su año y medio en Southampton ya sirvió para dar a conocer una metodología en la que el ejercicio mental es tan importante, o más, que la labor de campo.

En fútbol todo es posible si tú crees. La única manera que no puede ser posible es si no crees en lo que haces. El cielo es el límite”, acostumbra a decir a sus pupilos el ex entrenador del Espanyol en las exigentes sesiones de trabajo que diseña con mimo y esmero durante horas junto a su núcleo duro.

Esa nueva forma de sentir y vivir el juego ha calado hondo en una plantilla cuya autoestima se ha multiplicado por mil al percibir que su generoso esfuerzo semanal empieza a dar réditos a un Tottenham que, pasito a pasito, empieza a asomar la cabeza por la zona noble de la Premier, un coto literalmente cerrado para las aspiraciones del cuadro de White Hart Lane desde las fugas de Luka Modric y, especialmente, de Gareth Bale, al Real Madrid.

La ambición y el hambre que comenzaron a exhibir los Spurs con el estreno del año que está a punto de concluir (arrancó con un 5-3 sobre el Chelsea de Mourinho) son directamente proporcionales a su crecimiento físico y a la asimilación de los conceptos con los que Poche y su troupe bombardean permanentemente a sus discípulos desde que hacen acto de presencia en el búnker de Enfield bien tempranito.

PALIZAS, DESAYUNOS EN GRUPO Y UN ROLLO FAMILIAR

Como ya hiciera en Staplewood en la última temporada y media, el técnico de Murphy ha convertido el centro de entrenamiento de los Spurs en una especie de segunda casa para sus jugadores: a las nueve de la mañana se juntan todos para desayunar antes de iniciar una jornada de trabajo que a menudo abarca dos sesiones, con almuerzo y tiempo para el descanso entre ambas. No faltan nunca las palmaditas en la espalda, los abrazos o los choques de mano del Boss con sus pupilos, que ya lo tienen por un hermano mayor.

Esa cercanía y buen rollo no implican la más mínima relajación cuando están en plena faena. Ahí el sudor y el esfuerzo son innegociables: “En pretemporada no lo pasamos nada bien. El míster nos sometió a dobles sesiones durísimas en las que nos hacía llegar al límite de nuestras fuerzas. Pero ese sufrimiento buscaba unos objetivos, que ahora empiezan a verse”, reconoce Harry Kane, la estrella emergente en el universo de Los Espuelas y, sin duda, la mayor aparición del balompié sajón en el pasado ejercicio liguero.

No es casualidad que el Tottenham fuera capaz de remontar hasta ahora siete encuentros en los cinco minutos finales durante la última campaña. No hay mejor ejemplo que el del gran clásico londinense frente al Arsenal, su peor enemigo, en White Hart Lane. El tanto inicial de Özil no alteró un ápice el libreto de los hombres de Pochettino, que poco a poco fueron desplegando velas hasta acogotar tanto física como mentalmente a los Gunners en ese tramo decisivo.

IMG_1048

A esa fortaleza física, desconocida hasta la fecha en una escuadra que solía ir de más a menos en tiempos pretéritos, hay que unir una disciplina casi espartana. Los Spurs se mueven sobre el manto verde al son del 1-4-2-3-1 con la simetría de un acordeón, todos a una, sin fisuras tácticas, presionando sin descanso al rival desde la cabeza de su propia área, con permanentes ayudas defensivas de los hombres de ataque (no resulta extraño ver a Kane o a Lamela recuperando balones en los dominios de Lloris) e incorporaciones en avalancha por las alas de Kyle Walker o el belga Vertonghen sus atrevidos laterales.

La decidida apuesta de Pochettino por la cantera sigue figurando a la cabeza de sus mandamientos futbolísticos. “Es algo que este cuerpo técnico lleva en su ADN”, confiesa sin acritud. Los hechos hablan por sí solos. Si en Southampton puso en escena a Luke Shaw, Calum Chambers, Harrison Reed, Jake Sinclair u Omar Rowe, y promocionó a James Ward-Prowse, Jack Cork y Adam Lallana, ahora ha hecho lo propio con Harry Kane, Ryan Mason o el incontenible Dele Alli, amén de haber consolidado en la primera plantilla al argelino Nabil Bentaleb.

Convencido de que la edad es el más divino de los tesoros y de que una escuadra se perfila a partir del esfuerzo y el sacrificio, nunca desde el nombre ni el DNI, el estratega argentino está dispuesto a exprimir la Academia de los Spurs con la misma eficiencia que hizo en Staplewood o en Sant Adrià del Bessos. Nadie en este país se lo agradece tanto como Roy Hodgson.

El seleccionador inglés tiene un auténtico filón en Pochettino. Su atrevida visión del balompié lleva un par de años alimentando sus convocatorias. Nadie duda en Inglaterra de que en la próxima Eurocopa llamará a filas al infalible Kane y, muy probablemente, al propio Mason. Un excepcional medio centro de 24 primaveras que el Tottenham se había dedicado a ceder desde 2009 (pasó hasta por cinco equipos) a la espera de que su contrato expirara.

Pochettino y su grupo de trabajo atisbaron en su pierna derecha un maná que apenas precisaba de una puesta a punto tanto física como mental para acabar siendo el timonel de este Tottenham en el que nadie puede presumir de ser titular indiscutible si no es capaz de demostrarlo en el día a día.

Capítulo aparte es el caso de Harry Kane. El ariete con mejor balance realizador en la máxima categoría del fútbol sajón a lo largo de 2015 (suma ya 47 goles en 100 partidos con el Tottenham) ha pasado en apenas un año de ser un corpulento bulto sospechoso en la plantilla de Los Espuelas a despertar el interés del mismísimo Real Madrid gracias a su ingente potencial ofensivo, su clase y sangre fría a la hora de definir, y a sus 29 dianas sumando todas las competiciones durante la última temporada.

El centro delantero nacido en Chingford hace 22 años tiene muchísimo que agradecer a su nuevo técnico y mentor después de haberse pasado los años precedentes dando vueltas de aquí para allá (Leyton Orient, Millwall, Norwich City y Leicester City) sin que nadie fuera capaz de detectar bajo ese espectacular físico un talento indómito.

Aunque fuera Tim Sherwood quien lo hiciera debutar en abril de 2014 con el primer equipo del Tottenham, nadie pone en duda en Gran Bretaña la decisiva ascendencia de Pochettino en ese Leviatán en que se ha transformado de la noche a la mañana el nuevo ídolo de White Hart Lane. El primero, el propio protagonista.

“Pochettino es el culpable de todo lo bueno que me está sucediendo. Tanto él como todo el cuerpo técnico creyeron desde el principio en mis cualidades y me han dado la confianza suficiente para desarrollarlas. Todo lo que he conseguido en estos meses, se lo debo a ellos”. De momento, ya ha logrado que el club de sus amores le extendiera cinco años su contrato con cifras astronómicas, dignas de la estrella en que va camino de convertirse.

IMG_4391

Su técnico, sin embargo, entiende que el mérito corresponde a SuperHarry en un 100%. “Todo lo que está logrando Kane es fruto de su esfuerzo. Nosotros sólo le damos las herramientas para que crezca, desarrolle su talento, y luego tenga la posibilidad de poder jugar y mostrarse. Si juega asiduamente como titular, es porque se lo ha ganado, no porque se lo regalamos nosotros”, insiste su mister, encantado de la vida por disponer de un centro de trabajo idóneo (con 20 terrenos de juego) para llevar a buen puerto esa visión que ilumina cada amanecer sus sueños y, por ende, los de su cuerpo técnico.

De momento, su Tottenham celebrará la Navidad instalado en el ‘Top four’ de la Premier League, esto es, en zona Champions, a nueve puntos del sorprendente Leicester City, con el que se verá las caras en la próxima ronda copera (10 de enero). Antes bien, Norwich (día 26), el Watford de Quique Sánchez Flores (día 29) y el Everton (3 de enero) someterán a un tercer grado a una escuadra infalible a domicilio (seis victorias y un empate en sus salidas) y que hasta la inesperada derrota en casa ante el Newcastle llegó a acumular 17 duelos ligueros sin doblar la rodilla.

Estándar
Fútbol, Inter Milán, Marcelo Brozovic, Serie A

BROZOVIC HACE TAMBIÉN LÍDER AL INTER EN LAS RRSS CON #EPICBROZO

386958-400-629-1-100-EpicBrozo

El Inter de Milán está de vuelta. Líder en solitario del Calcio con unos guarismos (doce triunfos, dos empates y tres derrotas) que no se veían por San Siro a estas alturas de ejercicio desde el último año de Mourinho, la escuadra nerazzurra se vislumbra como la más firme alternativa para poner fin a la dictadura impuesta por la Juve en Italia durante el último quinquenio.

La experta mano de Roberto Mancini, la solidez del grupo y el excelente momento de forma de Mauro Icardi (siete dianas) son los pilares sobre los que se asienta la reentré en primera plana de este histórico del balompié transalpino (tres Copas de Europa, tres Copas de la UEFA y un ‘triplete’) que vuelve a causar furor sobre el césped y también fuera de el los terrenos de juego. El responsable de esa segunda misión tiene nombre y apellidos: Marcelo Brozovic.

Futbolista de exquisito manejo de balón -hace dos semanas marcó otra diana sacrosanta ante el Cagliari en Copa y su equipo ya está en cuartos de final- y un ojo clínico para abrir brechas en las trincheras enemigas, tiene el mediocampista croata, llegado a Milán el pasado mes de enero, revolucionado el mundo de las redes sociales en el país de los Apeninos por mor de una instantánea que colgó en su cuenta de instagram a mediados de agosto en la que aparecía junto a su hermana y su novia posando en el interior de su coche, con un curioso gesto de satisfacción en el que se sostenía el mentón con el índice y el pulgar, acaso emulando al célebre ‘Pensador’ de Auguste Rodin.

La simpática imagen del ex volante del Dinamo Zagreb con las dos bellezas balcánicas se extendió como la pólvora a través de la red entre los ‘tifosi’ interistas, que no tardaron en colocarle el hashtag de #EpicBrozo. Desde entonces, la pose del futbolista se ha hecho viral y la imaginación de los internautas se ha disparado inventando memes del croata con la mano sobre el mentón en toda clase de escenarios y situaciones: como conductor del ‘Papamóvil’; al lado del ‘maestro’ Yoda en una escena de ‘La Guerra de las Galaxias’; como miembro de los ‘Backstreet boys’; suplantando a Totti en el famoso selfie de su gol a la Lazio detrás de la Curva Sur del Olímpico romano; e incluso ocupando el lugar de su amigo Kovacic al lado de Florentino Pérez durante su puesta de largo como jugador del Real Madrid.

CMc__nmWwAABqoZ_mediagallery-fullscreen

Lejos de renegar de todo lo que ha generado aquella foto veraniega en el mundo 2.0, Brozovic, un tipo de lo más campechano al que fascinan las redes sociales, se ha puesto al mando de las operaciones generando nuevos contenidos a sus followers, amén de fomentar la creatividad de su comunidad con los fotomontajes colgando los mejores en su propia cuenta de instagram.

La ‘Brozomanía’ ha logrado en las últimas semanas traspasar la barrera del universo digital para colarse de lleno en el vestuario de su propia escuadra, donde el internacional balcánico ya es todo un referente. Sus compañeros han tomado la costumbre de retratarse al acabar las sesiones de trabajo en Appiano Gentile haciendo el famoso gesto con la mano del croata, por no hablar de la celebración de los goles.

Icardi hizo un #EpicBrozo tras anotar uno de sus dos tantos en el Friuli de Udine, algo que repetiría el propio community manager nerazzurro en los instantes finales cuando clavó un soberbio derechazo con rosca en la escuadra izquierda de la meta local que sirvió para cerrar la goleada de los lombardos. Su primer gol liguero, que también cerró otro 0-4 frente al Frosinone un par de semanas antes, tuvo un festejo idéntico.

Medio en broma, medio en serio, el #EpicBrozo se ha convertido en un elemento unificador de la plantilla interista, convencida de que su suerte en este campeonato está íntimamente ligada al fenómeno viral desatado por su compañero en el mundo digital. No resultó, por tanto, extraño que la cuenta de twitter del club colgara al finalizar el choque frente al Udinese una imagen en la que aparecía el equipo al completo en el vestuario, Mancini incluido, emulando el gesto de quien se ha convertido en su talismán.

“A Brozovic no podemos venderlo. Si no después, ¿con quién nos sacamos las fotos?”. Las palabras de Roberto Mancini en la sala de Prensa del Friuli tras aumentar a cuatro puntos su renta sobre la Fiorentina y el Nápoles (dos de sus tres verdugos en lo que va de Serie A -el otro ha sido la Lazio-), sirvieron para frenar los rumores que situaban al croata en la rampa de salida del Meazza durante el inminente mercado invernal. Y es que a Brozo, que no es ni mucho menos indiscutible para Mancio, le gustaría disfrutar de más minutos que le permitan luchar por un puesto en el once de su selección de cara a la próxima Eurocopa, en la que por cierto se verán las caras con La Roja. ¿Se inventará otra pose para motivar a Rakitic, Modric y compañía en la cita francesa? Esperemos que no.

Estándar