Croacia, Hajduk Split, Incendio, Solidario, Torcida, Ultras

Los ultras del Hajduk: de hacer fuego en el estadio a sofocar el gran incendio de Split

Su nombre, Torcida, proviene de un amor pretérito hacia la hinchada brasileña y su peculiar estilo de apoyar a sus clubes y a la canarinha. Mucho ruido, cánticos interminables y también un poquito de ‘presión’ añadida a rivales y árbitros. La deformación profesional de esos métodos acabaron convirtiendo al principal grupo ultra del Hajduk Split en una de las más peligrosas y temidas aficiones del Viejo Continente. Hace poco más de un año dieron fe de sus ‘cualidades’ durante la Euro de Francia poniendo patas arriba el Croacia-República Checa de la primera fase y obligando a las autoridades galas a blindar el España-Croacia ante sus amenazas de tratar de reventarlo.

Pero esa imagen de violentos sin escrúpulos, que acostumbran a ‘incendiar’ los partidos de su equipo con una batería interminable de bombas, bengalas y todo tipo de artilugios pirotécnicos cuando les viene en gana, cambió radicalmente la noche del pasado lunes. El brutal incendio que devastó los alrededores de la segunda ciudad más importante del país balcánico a comienzos de esta misma semana acabó convirtiendo a la Torcida en héroes inesperados tras lanzarse en masa a prestar auxilio al cuerpo de bomberos local, que no daba abasto en sus intentos por sofocar unas llamas que llegaron a alcanzar un buen puñado de casas en uno de los barrios periféricos de la bella localidad bañada por el mar Adriático.

La movilización de estos hinchas radicales de ideología ultraderechista se produjo luego de un mensaje urgente lanzado por uno de sus ‘capos’ a través de la cuenta que la ‘Torcida’ tiene en una conocida red social. “La situación actual exige una respuesta rápida y toda la ayuda que podamos proporcionar a los bomberos sobre el terreno. Instamos a todos los miembros de Torcida para encontrarnos frente al monumento del HOS, a las 20:30 horas. Allí recibiremos las instrucciones del comandante de bomberos. Llevad pantalones largos, camisas y un pañuelo para cubrir la cara. ¡Esto no es una petición, es una orden!”.

Superados por la magnitud del fuego que amenazaba a última hora de la tarde del lunes con provocar una tragedia de dimensiones desproporcionadas, los bomberos no podían dar crédito al ver a sus habituales ‘enemigos’ en el Poljud stadion, en donde son ya fijos junto a las fuerzas del orden para controlar los desmanes pirotécnicos de los ultras, surgir a cientos de la nada para ponerse a sus órdenes y ayudar en todo lo que se les requiriera en el largo y extenuante proceso de extinguir por completo las llamas.

La acción conjunta de bomberos y ultras (a la llamada también acudieron los Tornado, BBB, Kohorta y Ultras Vincovci), amén de otros ciudadanos anónimos que se sumaron a la lucha contra la terrible amenaza que se cernía sobre la ciudad, e incluso algunos jugadores de la primera plantilla del Hajduk, caso de Josip Juranovic, Toma Basic, Ivan Prtajin, Zvoninir Milic y Jerko Separovic, logró bien entrada la madrugada controlar la práctica totalidad de los numerosos focos en que se había extendido el gigantesco incendio, el peor que se recuerda en toda la Dalmacia.

La decisiva intervención de varios cientos de hinchas radicales en la dramática e interminable noche del lunes fue, por una vez, alabada y aplaudida desde todos los sectores de la sociedad croata, empezando por la propia secretaria de Estado para el Deporte, Janica Kostelic, quien a través de las redes sociales dijo: “Gracias a los bomberos, gracias a toda la buena gente que ha ayudado a apagar el fuego, y gracias también a la Torcida, BBB y demás grupos de seguidores por su solidaridad con la ciudad de Split”.

Del mismo modo, el entrenador del conjunto balcánico, el español Joan Carrillo, quiso agradecer a sus hinchas el hermoso gesto que tuvieron para con sus conciudadanos aprovechando la rueda de prensa previa al duelo de vuelta de la segunda ronda preliminar de la Europa League que les enfrentará manaña al Levski búlgaro en Sofia. “Quiero dar las gracias en nombre de mis jugadores, del club y del mío propio el trabajo que han hecho los bomberos, voluntarios y la Torcida, que han conseguido con su esfuerzo proteger a la ciudad de Split. Nuestros hinchas han demostrado el corazón que tienen en una situación muy complicada y peligrosa para toda la ciudad. ¡Muchas gracias!”.

El preparador natural de Girona explicó a Fútbol que estás en la Tierra el mal trago que pasaron durante toda la jornada del lunes ante el temor de que las llamas se insertaran en el eje de la hermosa villa dálmata, donde se encuentra el mundialmente famoso Palacio de Diocleciano. “Ha sido un verdadero desastre. El fuego se expandió a una gran velocidad y los bomberos no conseguían controlarlo. Precisamente por eso hay que valorar en su justa medida lo que han hecho los aficionados y otra mucha gente que puso en riesgo su vida para salvaguardar a la ciudad y a sus vecinos. Unos y otros demostraron pasión y sentimiento”.

Ante la avalancha de felicitaciones y los mensajes de cariño recibidos en las últimas 48 horas desde prácticamente todos los rincones de Croacia, la dirección del mayor grupo radical del Hajduk y, a la sazón, la asociación de ultras más antigua de toda Europa (fue fundada en 1950), emitía un comunicado en redes sociales en el que, al tiempo que restaba importancia a su valerosa actuación enfrentándose al fuego, pedía más respeto hacia ellos de ahora en adelante por considerar que la mala fama que les precede está injustificada y tiene mucho que ver con lo que cuentan de ellos los medios de comunicación.

“Después de haber conseguido entre todos vencer a las llamas, son muchas las llamadas que estamos recibiendo desde todos los Medios para entrevistarnos. Valga este mensaje para decir que ningún miembro de Torcida va a acudir a ningún programa de televisión, radio o va a conceder entrevista alguna para hablar sobre lo que pasó la noche del lunes. No necesitamos auto promoción. Lo que hicimos salió de nuestros corazones, no buscábamos ser carne de los titulares de la Prensa, ni recibir sus felicitaciones. No sabemos cuánto hemos ayudado, pero sabemos que pusimos todo nuestro esfuerzo y empeño en colaborar con los bomberos a controlar la gran amenaza que se cernía sobre nuestra querida ciudad. Si nos alegramos por alguien es por las pobres gentes que han conseguido salvar sus casas del fuego”.

Los ultras del Hajduk aprovecharon, eso sí, la coyuntura para lanzar una puya a la Federación Croata y a Davor Suker, su presidente, con el que mantienen abierta una guerra sin cuartel al considerar que con sus designaciones arbitrales favorecen los intereses del Dinamo Zagreb, su eterno e irreconciliable enemigo de la capital. “¡Torcida  siempre será la voz del pequeño individuo! Nosotros venimos luchando desde hace tiempo por un deporte limpio y transparente, lo que muchos no reconocen ni quieren aceptar”.

IMG_0312

 

 

 

 

 

 

Estándar
Champions League, Eslovenia, Maribor, Sangre, Solidario

SANGRE SOLIDARIA PARA EL PARIENTE POBRE DE LA CHAMPIONS LEAGUE

tavares 2La independencia de Eslovenia marcó un antes y un después en la existencia del NK Maribor, una modesta escuadra fundada en 1960 que a lo largo de tres décadas apenas fue capaz de colarse cinco temporadas en la élite del balompié de la vieja Yugoslavia. Empero, el nacimiento en 1991 de este desconocido a la par que espectacular país de bolsillo (tiene sólo 2’5 millones de habitantes), único plenamente integrado en la Comunidad Europea de todas las repúblicas que conformaban el complicado rompecabezas eslavo en Los Balcanes, abrió un nuevo y esperanzador panorama a los Vijoličasti (Púrpuras).

Una suerte de borrón y cuenta nueva que permitió la completa transformación de un NKM que en poco más de 20 años ha pasado de jugar en la Tercera división yugoslava a dominar sin ambages el fútbol patrio (12 títulos de Liga, los últimos cuatro de manera consecutiva) y a formar parte del reducidísimo elenco de clubes del otrora universo plavi, junto a Partizan, Dinamo Zagreb y Hajduk Split, que ha sido capaz de meter la cabeza en la fase de grupos de la Champions League desde su creación.

El coqueto Ljudski vrt stadion (12.000 localidades) revivirá a partir de esta noche, con motivo de la visita del Sporting club de Portugal, unas sensaciones que el campeón esloveno ya experimentó 15 años atrás cuando se ganó por vez primera el derecho a codearse con la flor y nata del fútbol continental. Lo hará con el presupuesto más ínfimo de los 32 participantes en liza (15 millones de euros) y después de haber dejado en la cuneta al Zrinjski Mostar bosnio, al Maccabi TelAviv  y, sobre todo, al Celtic de Glasgow, al que se dio el lujo de cargarse en su templo sagrado de Parkhead.

Con la sabia mano de Zlatko Zahovic (ex Valencia, Oporto, Olympiacos y Benfica), el mejor futbolista esloveno en su corta historia, obrando milagros desde su atalaya como director de fútbol de una entidad modélica en el trabajo de cantera, y el liderazgo y experiencia de Ante Šimundža, mito del club cuya elástica defendió en 296 ocasiones, en el banquillo (bien secundado por Sasa Gajser, otro ex miembro de la selección que disputó la Euro 2000 y el Mundial 2002), en lo que ningún rival europeo puede competir con este irredento Maribor es en su perfil humanista y solidario con la sociedad.

Tavares, con uno de los donantes.

Tavares y su esposa, con uno de los donantes.

Atenta siempre a las necesidades de la comunidad, la escuadra más representativa de la Baja Estiria es un volcán de iniciativas con las que intenta poner su granito de arena para hacer la vida más agradable a los habitantes de esta hermosa región colindante con Austria. La última de todas ellas tuvo lugar hace una semana, y en el mismo escenario en el que sus futbolistas tratarán de repetir la gesta del once que, capitaneado por su actual técnico, sorprendió al Dinamo Kiev en su puesta de largo de la Champions gracias a un solitario tanto del propio Šimundža (temporada 99-2000).

Sangre púrpura para todos fue el nombre de la campaña de donación promovida desde el club, que no dudó un instante en atender por tercera vez en lo que va año la llamada de auxilio del Klinični Center Maribor ante la alarmante carestía de plasma. La fila de socios dispuestos a poner sus leucocitos a disposición del citado centro médico corrió paralela a la que esperaba a que abrieran las taquillas para adquirir las entradas del esperado duelo frente a los Leones del Alvalade.

Para estimular a los hinchas y hacerles más llevadero el siempre incómodo trance, el Maribor embarcó en el proyecto a su jugador franquicia, el brasileño Tavares. Máximo goleador histórico del campeón esloveno con 121 tantos, el autor de la milagrosa diana en Glasgow se pasó la mañana entera dando ánimos a los donantes, haciéndose fotos y firmando autógrafos hasta a las enfermeras.

Los 51.750 mililitros de sangre púrpura recogidos en la campaña servirán para salvar vidas y, por qué no, para estimular las ansias competitivas de un equipo compacto, algo carente de calidad aunque bien trabajado en temas de estrategia en el que, amén de su artillero y capitán, sobresalen los internacionales Suler, Mertelj, Viler, Filipovic y Jasmin Handanovic (no confundir con su primo Samir, portero del Inter), el interior zurdo macedonio Ibraimi y el jovencísimo delantero Luka Zahovic.

luka zahovicHijo del director deportivo, la última perla surgida de la academia local está rompiendo aguas con apenas 18 años en un inicio de campaña demoledor: suma por ahora más goles que Tavares y viene de firmar un doblete en el último choque de la Prva Liga, en el que dejó en el banquillo de inicio al hasta ahora ariete titular, el franco-senegalés Mendy.

Tal vez la visita de sus compatriotas lusos (el chaval nació en Guimaraes, a donde llegó su afamado padre procedente del Partizan) anime a Šimundža a darle nuevamente la responsabilidad de ser el hombre-boya de un Maribor que anhela romper los pronósticos, que le condenan a ser la comparsa de un exigente grupo en el que, en buena lógica, el Chelsea llevará la voz cantante, mientras que Schalke 04 y Sporting de Lisboa deberían pujar por la segunda plaza.

Estándar