Ajax, Barça, Holanda, Johan Cruyff

14 MOMENTOS QUE FORJARON LA LEYENDA DEL ’14’ ETERNO

CRUYFF-VAN GAAL

Johan Cruyff, presionado por Louis van Gaal, en un Ajax-Sparta (1982). FOTO: Leo Vogelzang

Hendrik Johannes Cruyff pisó el balón hacia atrás y le cambió el ritmo al fútbol. Su escuálida figura aparecía por todas partes para dirigir, cual general sobre el campo de batalla, a una tropa de melenudos y atléticos peloteros que, primero en el Ajax y luego en la selección holandesa, alteraron para siempre los biorritmos de un deporte que hasta la irrupción del genio de la Linnaeusstraat se jugaba al ralentí.

Johan, un teórico ‘9’ que lucía a la espalda el ’14’ pero que nunca nadie pudo definir a ciencia cierta su posición real en el manto verde, lideró la mayor revolución que se conoce en la historia del balompié moderno aunando una velocidad de crucero jamás vista hasta entonces al preciso juego de salón con el que los pupilos de Rinus Michels deleitaron al mundo en el ocaso de los 60 e inicios de los 70.

Icono mayor barcelonista, padre espiritual del ‘tiqui-taca’ en su versión azulgrana y, por ende, de la selección española campeona del Mundo en Sudáfrica, Cruijff (como se escribe su apellido en holandés) forjó su leyenda de futbolista inmortal antes incluso de aterrizar en nuestro país. Catorce momentos marcaron su camino hacia ese panteón de ilustres en el que también están Pelé, Di Stéfano y Maradona. Pasen y disfruten.

1. FICHÓ POR EL AJAX…. ¡DE BÉISBOL! Johan ingresó en el Ajax el día de su décimo cumpleaños (24 de abril de 1957) tras ser escogido entre 300 niños para formar parte de las categorías inferiores del club. Curiosamente, sus primeros pasos en el equipo de sus amores los daría en el equipo alevín de… ¡béisbol! Al ser el más pequeñito del grupo, lo pusieron a jugar de ‘catcher’. Pero aquello no funcionaba y un buen día su entrenador, viéndole hacer malabares con los pies, le instó a que se cambiara a la sección de fútbol. ¡Sabio consejo!

2 UN INGLÉS LE DA LA ALTERNATIVA CON 17 AÑOS. Asombrado por su calidad y jerarquía, Vic Buckingham, técnico inglés del Ajax, le hará debutar en Groningen (15-11-64) frente al GVAV, al que derrotan por 1-3. Johan tenía 17 años, siete meses y 10 días. Dos meses más tarde, con el cuadro amsterdanés en posiciones de descenso, Buckingham es destituido. Rinus Michels, antiguo jugador del club, se hace cargo de los ‘ajacied’ y se estrena con un 9-3 al MVV Maastricht. El ‘general’ hará de Cruyff el mejor jugador del mundo y juntos revolucionarán el balompié.

IMG_9954IMG_0460

3. DOBLETE EN SU ESTRENO CON LA’ORANJE’. El esperado debut de Cruyff con la selección holandesa se produjo el 7 de septiembre de 1966 en el estadio del Feyenoord, De Kuip, ante Hungría, con la clasificación para la Euro-68 en juego. El choque acaba 2-2 y el ‘flaco’ marca los dos tantos del combinado dirigido por George Kessler. Con la ‘Oranje’ jugará un total de 48 partidos, anotando 33 dianas.

4. LA PRIMERA ROJA, A LOS 19 AÑOS. La polémica acompañó a Cruyff durante toda su carrera. Su carácter altanero le metió en problemas desde bien jovencito. De hecho, su primer revés profesional llegó en su segundo partido como internacional, frente a la República Checa (6-11-66), en forma de tarjeta roja directa. El colegiado alemán, Rudi Glöckner, explicó que “le eché porque me miró con intención de agredirme”. Una década después (9-2-75), La Rosaleda sería testigo de su primera expulsión en el fútbol español. Disconforme con la decisión del colegiado Orrantía Capelastegui, que le mandó a vestuarios por protestar el segundo tanto costasoleño, Johan se vio obligado a abandonar el césped escoltado por la Policía Armada.

5. EUROPA LE DESCUBRE ENTRE TINIEBLAS. El Liverpool visitó el Olímpico de Amsterdam un 7 de diciembre de 1966 en competición europea. Bajo una intensa niebla que casi no permitía seguir desde fuera las evoluciones del juego, el Ajax dio un repaso descomunal al equipo de Bill Shankly (5-1), con un flaquito atacante de apenas 19 años como director de la orquesta ‘ajacied’. Johan marcó dos goles y participó en los otros tres. Pero sería la distinción y elegancia de su manera de interpretar el juego lo que enamoró a todo el continente, empezando por el técnico de los Reds, que al día siguiente pidió a la directiva que intente su fichaje para la siguiente campaña.

6. MÜHREN Y SU IDILIO CON EL ’14’. Cruyff lució el mítico ’14’ a la espalda por vez primera el 30 de octubre del 70. Existen dos versiones sobre el porqué lo eligió: la primera apunta a su enfado porque le dejaron sin el ‘9’ tras una lesión y se lo dieron a Gerrie Mühren. La otra, contada por el propio Mühren, dice que Johan entró el último al vestuario y sus compañeros ya se habían repartido las camisetas del uno al once, así que agarró el ’14’. Como ganaron y Mühren marcó ese día dos goles, Cruyff, supersticioso donde los hubiera, le dejó al partido siguiente el ‘9’ “porque nos fue bien el otro día”. Sea como fuere, su decisión de mantener para siempre el número que le acompañaría en su camino hacia la gloria llegó tres semanas después cuando un Cruyff de otro planeta asestó una zurra inolvidable al AZ’67. Johan anotó seis goles y fue sacado a hombros del viejo De Meer.

IMG_0249

7. TRES CHAMPIONS BAÑADAS EN ORO. La debacle sufrida en el Bernabéu a manos del Milan en la final de la Copa de Europa de 1969 (el Ajax, favorito, cayó por 4-1 ante los italianos) fue paradójicamente la antesala de la consagración planetaria tanto del cuadro amsterdanés como la de su gran vedette. Entre 1971 y 1974, Cruyff ganaría tres Copas de Europa y tres Balones de Oro. El primero llegó después de batir en Wembley al Panathinaikos dirigido por Puskas (2-0). Johan conquistó en Rotterdam su segunda ‘Orejona’ con una exhibición estratosférica ante el Inter de Milán. Pese al expeditivo marcaje de Oriali, anotó los dos tantos del triunfo ‘ajacied’. Un gol de Johny Rep a la Juventus le permitió levantar por tercer año seguido el trofeo en Belgrado.

8. EL PARTIDO PERFECTO, SEGÚN KISSINGER. Holanda confirmó el cambio de guardia al frente del fútbol mundial pasando por encima de Brasil en Dortmund (2-0), victoria que clasificó a la ‘Naranja Mecánica’ para la final del Mundial de Alemania 74. La ‘Oranje’, ese día de blanco, desarboló a los vigentes campeones en medio de una lluvia torrencial. Cruyff marca el gol que selló el triunfo con una acrobacia inverosímil que superó al meta Leao. Presente en el palco de autoridades, el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, gran amante del balompié, confesó haber disfrutado del “mejor partido que he visto en mi vida”.

9. 26 TOQUES EN 1’ Y AQUEL ESLÁLOM A VOGTS. Holanda se mide a Alemania en la Final del Mundial de 1974. La ‘Naranja Mecánica’ arrancó el mítico duelo con una jugada de 26 toques que acabó en penalti de Berti Vogts sobre Cruyff tras un eslálom vertiginoso del genio tulipán que provocó, al pisar el área, la zancadilla del áspero zaguero del Borussia Mönchengladbach. ¡Y Alemania no había tocado el balón! Neeskens puso por delante a Holanda, aunque la ‘Mannschaft’ remontaría con goles de Breitner y Bonhof para llevarse el título. Pese a la amargura de la derrota ante sus grandes enemigos nada más finalizar el choque, Cruyff, genio y figura, presumió de por vida de aquel segundo puesto. ”Siempre me he preguntado si cambiaría el subcampeonato del mundo del 74 y los elogios que recibimos, por el título en sí. Creo que no porque aún hoy se nos recuerda más que a los campeones”.

10. MICHELS SE LO BIRLÓ AL REAL MADRID. Cruyff fichó por el Barça en octubre de 1973 a espaldas del Ajax, que había negociado su traspaso con el Real Madrid. Rinus Michels, por entonces ya técnico azulgrana, le convenció para que recalase en el equipo de la Ciudad Condal. Fiel a su irredento e ingobernable carácter, Johan optó por seguir los pasos de su mentor en el Ajax y se presentó en el Camp Nou para firmar el contrato que le uniría al club catalán por cinco temporadas. Debutó ante el Granada (28-10-73) y marcó dos goles.

IMG_9956

11. AL FEYENOORD POR UNAS CRÍTICAS. Después de ganar la liga holandesa por segunda año consecutivo en su segunda etapa con el Ajax, Cruyff es criticado por su presidente, Ton Harmsen, quien cree que está ya acabado. En respuesta, ‘el flaco’ se marcha y decide fichar por su máximo rival, el Feyenoord de Rotterdam, al que hará campeón a la siguiente temporada. Sus números con el Ajax son inigualables: 275 partidos oficiales y 204 goles.

12. SE HIZO ENTRENADOR POR UNOS… ¡CERDOS!. Como lo oyen. Cruyff había decidido alejarse de las canchas toda vez que colgó las botas y dedicarse a sus negocios. Pero fue precisamente un revés empresarial lo que le llevó a dar un giro de 180 grados a sus planes primigenios. “Cuando te retiras existe una sensación de vacío. Te sientes perdido. Yo a los 36 años hice terribles inversiones: ¡crianza de cerdos! Todavía me resisto a creer que hice algo así. Pero sí, lo hice. Fue algo que me ayudó a tomar conciencia de la realidad. Así que me dije: deja los puercos, tu mundo es el fútbol… Y entonces me puse a entrenar”, confesó.

13. OTRA REVOLUCIÓN DESDE EL BANQUILLO. El Ajax le ofrece en 1984 la dirección deportiva e inicia un proyecto de remodelación de las estructuras del club: impone el 3-4-3 en todas las categorías inferiores, algo que hará también cuando llegue al Barça años más tarde. Con Van Basten como referente de una joven escuadra en la que también destacan Frank Rijkaard y Ronald Koeman, gana dos Copas de Holanda y su primer título continental como técnico en 1987 tras batir al Lokomotiv de Leipzig en la final de la Recopa, jugada en Atenas. Esa noche Johan hace debutar sobre la hora al último diamante de la cantera ‘ajacied’: Dennis Bergkamp.

14. EL AJAX RETIRÓ SU NÚMERO MÁGICO. La directiva ajacied decidió en 2008 retirar para siempre la camiseta con el número 14 como tributo a su mejor futbolista de siempre por los servicios prestados a la gloriosa entidad amsterdanesa. Semejante decisión, lejos de satisfacer a Cruyff, lo contrarió. “Me extraña que retiren el ’14’ en mi honor. En vez de eso, se debería dar al mejor jugador de tu equipo el número que llevaba tu futbolista más importante”. Siempre Johan.

IMG_9960

Estándar
Eredivisie, Fútbol, Premier League, Ronald Koeman, Southampton, Submarino

KOEMAN TIRA DE LA EREDIVISIE PARA QUE EL ‘SUBMARINO INGLÉS’ NO DEJE DE SOÑAR

 

koemans

Kluitenberg, Ronald y Erwin Koeman

El Southampton parece empeñado en fotocopiar en Inglaterra el modelo del Villarreal en La Liga. De momento, el intento le está saliendo de 10. O casi. El caso es que en el coqueto St. Mary’s stadium llevan ya un par de años saboreando días de vino y rosas gracias al notable trabajo de campo de Mauricio Pochettino y Ronald Koeman.

Pocos creían, de hecho, que el experimentado preparador holandés fuera capaz de mantener el nivel exhibido por los Saints durante el pasado ejercicio, que concluyeron en un meritorio octavo lugar con 56 puntos, cifra récord de la escuadra del sur de Inglaterra desde que se creó el formato de la Premier League.

Además de la marcha del técnico hispano-argentino al Tottenham, el Southampton pagó con la fuga de varios de sus mejores elementos (Lallana, Lambert, Shaw, Chambers y Lovren) su excepcional campaña, en la que no anduvo lejos de pisar suelo europeo. Un rotundo éxito impensable apenas tres años antes, con el equipo navegando sin rumbo por la League One (Segunda B inglesa).

El desafío para el célebre Tin-Tin era, por tanto, mayúsculo, cuando decidió abandonar el banquillo del Feyenoord para tratar de reinventar el proyecto de Katharina Liebherr, viuda del multimillonario suizo Markus Liebherr, quien adquirió el club en 2009 cuando estaba a punto de rememorar el hundimiento del Titanic (el auténtico se hizo a la mar desde el puerto de Southampton un siglo atrás) con el traumático descenso de la Championship (Segunda), unido a una sanción administrativa de 10 puntos con la que debió arrancar la siguiente temporada en la tercera categoría del balompié sajón.

Contar con el respaldo de la mejor academia de fútbol de todo el país (cuna de Matt Le Tissier, Alan Shearer, Theo Walcott, Alex Oxlade-Chamberlain o del mismísimo Gareth Bale, entre otros), era un punto muy a favor para un técnico acostumbrado a sacar petróleo de los ricos viveros holandeses.

Para semejante cometido, se hizo acompañar en esta su primera incursión en suelo inglés de Jan Kluitenberg, un auténtico gurú en el trabajo de cantera que ya estuvo a su lado en sus fructíferas etapas con AZ Alkmaar, Benfica y Feyenoord.

Pero con la muchachada, por buena que fuera, no bastaría para volver a poner en jaque a los grandes de la Premier. Tocaba hilar fino con los refuerzos y los Koeman (su hermano mayor, Erwin, hace las veces de primer ayudante) fijaron la vista en la competición que mejor conocen: la Eredivisie.

Inveterada cuna de magníficos talentos ofensivos y a precios razonables, el fútbol holandés ha cubierto buena parte de las necesidades de un Southampton que, superado largamente el ecuador de la Premier, no se ha bajado del quinteto de cabeza desde que el pasado verano arrancara la liga más potente del planeta fútbol.

F0B912C7D79F82C4A0BEB72CEBB87DE1

Dusan Tadic y Graziano Pellè.

Buena parte de culpa del temporadón que se están marcando los Saints la tienen el serbio Dusan Tadic y el italiano Graziano Pellè.

Los 22 millones de euros pagados al FC Twente y Feyenoord por el fino interior ambidiestro, ex del Groningen, y el cazagoles internacional transalpino, ex de AZ y Sampdoria, entre otros, no tardaron en traducirse en goles decisivos y asistencias.

Las ocho dianas de Pellè y la precisión quirúrgica en el pase de Tadic, un futbolista con una excepcional capacidad para gestionar el juego de su equipo pegado a la línea de cal, han servido para que la hinchada rojiblanca no se acuerde más de Lambert y Lallana, sus referentes durante las dos últimas campañas.

De los nueve fichajes realizados por Ronald Koeman, cinco proceden del campeonato neerlandés, son de nacionalidad holandesa o se han forjado futbolísticamente en el país de los tulipanes. El atlético Toby Alderweireld (ex Ajax) llegó para apuntalar la línea defensiva, mientras que el hábil extremo holandés Eljero Elia (ex ADO Den Haag y Twente) y el elegante interior serbio Filip Djuricic (ex Heerenveen) han sido los últimos en arribar a la ciudad sureña durante el pasado mercado invernal.

El único jugador de peso llegado este año al St. Mary’s que no tiene vinculación alguna con la Erevidisie es el senegalés Sadio Mané, a quien el que fuera técnico del Valencia ha puesto en el mapa tras sacarlo de la Bundesliga austriaca a cambio de 7’5 millones de euros, que fue la cantidad abonada al Red Bull Salzburgo. Tampoco la tienen el meta Foster (Celtic), el central Gardos (Steaua Bucarest), ni el ariete Shane Long (Hull City).

La fe a ultranza de Koeman en el fútbol que le vio nacer queda reflejada en los casos de Elia y Djuricic. Los recién llegados apenas estaban gozando de minutos en el Werder Bremen y Mainz, respectivamente, circunstancia que aprovechó el técnico del Southampton, perfecto conocedor de sus cualidades, para convencerles de que cambiaran de aires y pusieran rumbo a las Islas Británicas.

La arriesgada apuesta por Elia, un atacante de enorme calidad pero siempre inmerso en polémicas por sus extravagancias y difícil carácter, le está saliendo de momento a pedir de boca al rubicundo preparador de Zaandam. Después de un buen debut como titular frente al Manchester United, resultó clave en la victoria sobre el Newcastle en St. James’ Park (1-2), convirtiendo los dos tantos de los Saints.

Koeman también está contando asiduamente con el central internacional japonés Maya Yoshida, que llegó hace un par de temporadas a Inglaterra tras curtirse en la Eredivisie durante más de cinco años jugando para el modesto VVV Venlo junto a su compatriota Keisuke Honda (Milan).

djuricic

Filip Djuricic.

Y claro, como no podía ser de otro modo, el esquema táctico utilizado por el héroe de la primera Copa de Europa del Barça es el 1-4-3-3, santo y seña de la escuela tulipán desde los tiempos de Rinus Michels y su inolvidable Ajax.

Con semejante propuesta, el submarino inglés ya ha torpedeado y hundido en lo que va de campeonato a Manchester United, Arsenal, Everton y Newcastle, amén de haber forzado unas tablas con el líder Chelsea en un St. Mary’s donde los pinchazos de las dos últimas semanas (empate ante el West Ham y derrota con el Liverpool, ambos en casa) no han mermado un ápice el entusiasmo por el brillante caminar de los suyos.

Y es que en el afamado puerto del sur inglés no disfrutaban tanto con el juego de los Saints desde los happy nineties, con aquella escuadra liderada en el césped por el inimitable y siempre presente Le Tissier.

 

Estándar