Alemania, Bundesliga, Fútbol, Stasi, Union Berlín

Unión Berlín: el equipo que odiaba la ‘Stasi’ se cuela en la Bundesliga

El viento cambió al fin de dirección en el An den Alten Försterei y el Unión Berlín, pariente pobre del balompié en la capital alemana, pudo dejar a un lado ese estigma de la desgracia que le ha perseguido históricamente y tocar el cielo con los dedos después de noquear inesperadamente al Stuttgart de Pavard y Mario Gómez en el Relegation Play-off y colarse por vez primera en la Bundesliga en su no demasiada larga vida. 

Fundado en plena Guerra Fría (1966) en Köpenick, el barrio obrero por excelencia de la parte oriental de Berlín, el conjunto del que es hincha acérrima la famosa cantante Nina Hagen y que floreció con inusitada efervescencia en la extinta República Democrática Alemana (RDA) sobre las cenizas del FC Olympia Oberschöneweide, es un auténtico superviviente cuyo gran tesoro es su incondicional parroquia, de las más fieles y empáticas del país nibelungo. 

Tal vez sea porque esa enorme e ‘infernal’ grada de pie del Alten Försterei retrotrae al fútbol de otro tiempo o porque en esa Bombonera de bolsillo se escucha antes de cada partido el que es considerado himno más bonito del balompié teutón. El caso es que la hinchada de Die Eisernen (los hombres de hierro) hizo del nombre de su club un lema vital del que son hoy partícipes desde trabajadores del metal hasta miembros de las comunidades hippies y punks de Berlín.

Iniciativas del calado de ‘Sangrar por Union’, en la que sus incondicionales donaron sangre para recaudar fondos que permitieran al equipo participar en la Liga Regional Norte; la venta de camisetas y de entradas para un concierto de rock; organizar un amistoso con sus ‘primos-hermanos’ del Sankt Pauli para salvar el pellejo en 2004; o ponerse el mono de trabajo y acometer con sus propias manos las mejoras de su pequeño templo, requeridas por la Federación para poder disputar la promoción a Primera división, son sólo un pequeño botón que demuestra la grandeza de ese ejército de 21.500 almas dispuestas a lo que haga falta por mantener vivos sus colores rojiblancos.   

oitmd_1558997589

Invasión final del césped por parte de la afición del Union tras lograr el ascenso.

‘ALTER EGO’ DEL ATLÉTICO

Si de colores fuera esta historia, podría decirse que el Unión es un alter ego ‘a la alemana’ del Atlético de Madrid. Y es que la mala fortuna se cebó en ellos las dos únicas veces que lograron sacar un billete para competir en el viejo continente: en 1968 ganaron la Copa de la RDA, pero la Primavera de Praga les impidió viajar a Occidente. En 2001 se clasificaron para la Copa UEFA, pero su esperado retorno fue aplazado por culpa del 11-S.

Con apenas un título en sus vitrinas y dos finales de Copa perdidas (1986 y 2001), al Union le tocó convivir y sufrir al otro lado del famoso Muro al temido Dínamo de Berlín, el niño mimado del régimen socialista de Erich Honecker y especialmente de Erich Mielke, ministro del Interior y jefe de la Stasi. Hincha acérrimo del Dinamo, del que no se perdía un partido en casa, Mielke amañó varias Oberligas en favor de su club: no en vano la ganó diez años de manera consecutiva. Y si de paso podía hacerle la pascua a sus vecinos del Union, tanto mejor. 

Pero volviendo a los felices días actuales, el inesperado pelotazo de los hombres de hierro dirigidos por Urs Fischer, un once corajudo e intenso que pelea cada pelota como si fuera la última de sus vidas, ha sido posible gracias a la aportación de su principal figura: su estadio. La caldera de Köpenick, con los aficionados rugiendo literalmente sobre los hombros de los rivales, dada la extrema cercanía de la grada al césped, ha llevado en volandas a una Unión que sumó 38 de sus 57 puntos en el Alten Försterei, repartidos en 11 victorias, cinco empates y una sola derrota. Números que le han convertido en el mejor local de toda la Bundesliga 2.   

La capacidad intimidatoria que los 21.700 hinchas que abarrotaron cada partido del Unión consiguieron durante esta histórica campaña contrasta radicalmente con la calidez y fraternidad que exhiben durante las fiestas navideñas. El recital de villancicos, con las gradas a reventar, pasa por ser uno de los eventos estelares e imperdibles de tan señaladas fechas en la ciudad de Berlín. No cabe duda que el del próximo diciembre tendrá un sabor especial, con el carismático e irredento Unión compitiendo de igual a igual con Bayern, Borussia Dortmund, RB Leipzig, Eintracht, Schalke 04… Willkommen! 

 

Estándar
Aduriz, Bota de Oro, Fútbol, Gornik Zabrze, Igor Angulo, Polonia

Igor Angulo, el ‘otro Aduriz’ la rompe en Polonia y lidera la ‘Bota de Oro’

Igor Angulo (Bilbao, 1984) no era ni siquiera un proyecto vital cuando Andrzej Szarmach, el bigotudo e infalible ariete con trazas de oso pardo que patentó buena parte de los goles de la mejor Polonia de siempre al alimón con el mítico Grzegorz Lato, ejercía de ídolo máximo en el Ernest Pohl stadion de Zabrze, la casa del Górnik, el histórico club silesio que ostenta, junto al Ruch Chorzów, el récord de coronas del balompié patrio, con catorce títulos ligueros.

Los días de gloria del Górnik se marchitaron con las últimas bocanadas del comunismo y durante casi tres décadas su afición quedó varada en el recuerdo de los goles del inolvidable panzer de Gdansk. Futbolistas de la talla internacional de Jan Urban, Robert Warzycha, Jerzy Brzęczek, Tomasz Hajto o Arkadiusz Milik fueron incapaces de llenar un vacío que, sin embargo, parece empeñado en ocupar ahora este veterano extremo izquierdo, reconvertido en ariete, que del mismo modo que Aritz Aduriz está viviendo una segunda juventud a sus 33 años.

Los diez goles anotados por Angulo en las ocho primeras jornadas (sólo ha jugado siete) de la Liga Ekstraklasa con la elástica del Górnik no sólo han colocado al flamante capitán de los de Zabrze al frente de la tabla de mejores artilleros del campeonato doméstico, doblando en dígitos a su más inmediato perseguidor, el portugués Paixao, del Lechia Gdansk.

El bilbaíno encabeza igualmente la lista de aspirantes a la ‘Bota de Oro’ de las ligas que han arrancado a lo largo de este verano. El brasileño Fernando Karanga (CSKA de Sofía), con ocho tantos; el colombiano Falcao (Mónaco) y el ghanés Ernest Asante (Nordsjaelland), ambos con siete, son quienes más se acercan a los impresionantes guarismos del gran culpable del resurgir de las cenizas del ‘Trójkolorowi’ (Tricolor).

Quien fuera fugaz compañero de fatigas de Ezquerro, Urzáiz o Joseba Etxeberria en la vanguardia del Athletic Club hace más de una década, se ha soltado definitivamente la melena en suelo polaco después de una larga retahíla de experiencias con más sombras que luces en los escalones menores del balompié español (Segunda y Segunda B), Chipre y Grecia. De hecho, el despertar de su ahora infalible olfato goleador no se produjo hasta que recaló en el Real Unión de Irún (2011-13). A sus 20 tantos en las dos campañas que pisó el Municipal de El Gal; siguieron otros nueve en el Enosis (Segunda chipriota); catorce en el Apollon Smirnis (Segunda griega); y ocho en el Platanias (Superliga helena).

El acelerón definitivo lo pegó el actual Pichichi polaco al embarcarse hace un año en el proyecto de un Górnik que buscaba  su regreso a la máxima categoría. Al canterano del Danok Bat no le pudo salir mejor su arriesgada apuesta de cambiar un Primera en Grecia por un grande del este de Europa venido a menos empeñado en salir de una vez por todas de la penumbra en la que se ha visto sumido durante los últimos 30 años.

Las 17 conquistas firmadas por Igor durante el pasado ejercicio resultaron decisivas para que Zabrze presuma de nuevo de poder codearse con la flor y nata del fútbol polaco. El ex del Athletic puso la guinda a ese anhelado ascenso con un ‘póker’ ante el Chojniczanka, a la sazón su mejor marca en 90 minutos. “Probablemente ese fue el mejor día de mi carrera. Mejor de lo que había soñado: ascenso y mejor goleador del campeonato”, señaló tras su postrera hazaña de fin de curso.

Pero lo mejor estaba por llegar. Luego de aceptar llevar la voz cantante del Górnik en su retorno a la Ekstraklasa y ampliar un año su compromiso con los de Silesia, el ’17’ de los de Zabrze ha protagonizado un inicio liguero absolutamente fulgurante. Se estrenó en Primera colándole un doblete al Legia Varsovia, a la sazón campeón en vigor; prosiguió con otro golito ante Jagiellonia Bialystok, para continuar con un ‘hat-trick’ ante el Wisla Cracovia, el otro grande del campeonato. Su séptima diana en cuatro encuentros llegaría frente al Lechia Gdansk.

Pese al pequeño apagón que sufrió ante el Arka Gdynia y el MKS Cracovia (el club del que fue portero en sus tiempos mozos el Papa Juan Pablo II), Angulo regresó a lo grande por la senda del gol en la última jornada previa al parón de selecciones nacionales: un nuevo ‘triple’, el segundo de la temporada, frente al Wisla Plock. El 2-0, un inverosímil remate de tijera superando por encima al meta rival tras recibir una diagonal a media altura, fue elegido el tanto de la jornada y, al tiempo, el mejor en lo que va de liga.

Un presente tan inesperado como idílico el que está viviendo este centro delantero zurdo de nuevo cuño a 2.400 kilómetros del ‘botxo’, en un país sin apenas similitudes culturales con España. “Venir aquí fue una decisión difícil. Yo soy un ejemplo de que te puede ir muy bien en el extranjero, pero hay cosas bastante duras: la adaptación a otro país, el clima, el idioma y el estilo de vida. Echar de menos a tu familia y amigos y, aun así, ser capaz de rendir al máximo… Es muy complicado”, reconocía Angulo recientemente ante los micrófonos de Ser Deportivos Bilbao.

Su espectacular racha goleadora le ha servido para meterse en el bolsillo a una afición que ha hecho del atacante vasco su nuevo icono y referente. Y es que pocos son los que dudan que el actual sexto puesto de los de Marcin Brosz en la tabla (a dos puntos del tándem formado por el Lech Poznan y el Zaglebie Lubin) se cimenta en la capacidad anotadora de su capitán.

“Aquí es donde me he sentido más futbolista. Tenemos la afición que llena más el estadio en el país, con una media de 25.000 espectadores por partido. El ambiente en los partidos es increíble. Estoy muy bien aquí, a gusto. No me planteo el mañana. Lo único que quiero es seguir disfrutando de este momento y tratar de seguir ayudando con mis goles al Górnik”. Palabra de ‘Bota de Oro’.

59132

Estándar
Barça, Cristiano Ronaldo, Eduardo Sacheri, El Clásico, Fútbol, Messi, Real Madrid

LA DUALIDAD MESSI-CR7, SEGÚN EDUARDO SACHERI

IMG_8343

Eduardo Sacheri (Castelar, 1967) tiene la rara y exquisita habilidad de emocionar a sus lectores pluma en mano. Como todo argentino amante del balompié que se precie, este maestro del relato futbolero habría dado su mano derecha por tener la zurda de Messi. Pero la vida real, no aquella que pensamos, obliga cada amanecer a poner los pies en la tierra y aparcar nuestros sueños imposibles. Siendo algo menos ambicioso, Eduardo se habría conformado con que el mejor jugador del planeta hubiera brotado del semillero de Independiente, club que el autor de ‘El secreto de sus ojos’, ‘Esperándolo a Tito’ o ‘Las llaves del reino’ lleva grabado en el corazón desde niño. Precisamente una de sus odas al deporte rey, ‘Papeles en el viento’, ahonda en las raíces de ese sentimiento de amor eterno hacia El Rojo, que heredó de su padre.

La pelota y un buen café a la italiana en el bar Dorrego de San Telmo son el gancho perfecto para atraer a la mesa a este prócer del verbo y la palabra bien sonante, cuya agenda está cargada de nuevos e ilusionantes proyectos, tanto literarios como cinematográficos. “Este año publicaré una nueva novela, que estoy acabando. Al mismo tiempo estoy con el guión de un libro de Isabel Allende para una serie de televisión chilena y cuando lo acabe, arranco con Juan José Campanella (Óscar a la mejor película extranjera en 2009 por ‘El secreto de sus ojos’) el guión de un nuevo film. De momento, no puedo dar más pistas”, cierra con una sonrisa de niño travieso.

Inveterado catador de fútbol del viejo continente, Sacheri conoce mucho más de lo que dice saber (su perpetua modestia y humildad se lo impiden). De hecho, la Liga española encabeza la lista de sus preferencias televisivas siempre que no pille Independiente de por medio, en especial si juega en el Libertadores de América, a donde acude religiosamente cada dos fines de semana junto a su chaval, tercera generación de los Sacheri en versión rojo. En donde no terminan de ponerse de acuerdo padre e hijo es en la dualidad Messi-Cristiano Ronaldo. A Eduardo le tira más la gambeta electrizante de La Pulga, mientras que a su chico, hincha del Real, le apasiona la potencia arrolladora del lusitano. “Siempre que hay un Barça-Madrid se vive un pequeño clásico en casa”, reconoce en vísperas de una nueva batalla entre los dos gigantes del balompié español.

Los vientos soplan últimamente en favor de nuestro protagonista, quien como la mayor parte de sus compatriotas recibió con alegría la consecución del quinto Balón de Oro de Lionel. Un galardón que, en este caso concreto y tratando de ser lo más objetivo posible, considera totalmente justificado. “En un deporte de equipo como es el fútbol me parece que debe atenderse al delicado equilibrio entre el lucimiento individual y el provecho que el conjunto saca de esa individualidad excepcional. Y creo que Messi lo encarna del mejor modo. Si Neymar es una estrella en ascenso y en proceso de consolidación, Messi está en la cima. En la cima de ese equilibrio de lucimiento individual y eficiencia de conjunto”.

El 5-3 recién instaurado en el luminoso del choque que vienen protagonizando desde 2008 el pequeño diablo rosarino y el dragón madeirense ha vuelto a abrir brecha en favor del azulgrana en esa vertiginosa carrera por ser considerado el rey de reyes. Sacheri trata de huir de esa dualidad, aunque confiesa que no resulta fácil. “La comparación con Cristiano creo que es tediosa, de tan reiterada, pero al mismo tiempo muy tentadora. Parecen encarnar (y digo ‘parecen’ porque nosotros, desde el llano, construimos una ficción en torno a ellos y opinamos a partir de esa ficción) valores distintos, casi opuestos. Son dos jugadores excepcionales que parecen, reitero el verbo, por pura prudencia en el ejercicio del idioma, enarbolar actitudes éticas y estéticas distintas”.

IMG_8347

Y profundiza en su aseveración. “Hasta el modo de festejar los goles (Cristiano emprendiendo una solitaria y enérgica carrera hacia un rincón, donde lo principal del festejo parece tener que ver con la afición y consigo mismo; Messi volviéndose de inmediato con una sonrisa tan simple como poco cinematográfica para agradecerle al compañero que le pasó el balón) parece fortalecer esta diferencia. Pero insisto: estamos demasiado lejos de su Parnaso como para estar seguros de que lo que colegimos es cierto”.

Defensor a ultranza del talento y la destreza con el cuero, el escritor criollo lamenta profundamente que aún haya paisanos suyos que demonizan al genio azulgrana. “En Argentina una parte bastante significativa de la afición sigue considerando que Messi tiene una deuda impagada con el país: ganar un Mundial. Sin duda es una exigencia desmesurada, injusta, mezquina. Pero muchos hinchas argentinos no tienen ningún prurito en subirse a ese pedestal para mirar a Messi con recelo y con aires de despechado rencor”.

Sacheri gambetea en otra dirección como el excelso tiempista de la palabra que es y alimenta un debate instalado desde hace meses en tascas, tabernas y bares de aquí y de allá. ¿Desbancará Neymar con el tiempo al rosarino en la cúspide del fútbol mundial? “Me parece que es el relevo, sí. Creo también que lo mejor que le puede pasar es seguir jugando con Messi y con Suárez. Es una sociedad que los potencia a los tres. Si eso se mantiene, no tengo dudas de que el relevo es el brasileño”.

Pero eso está aún lejos en el tiempo. Ahora toca seguir disfrutando cada semana de la magia de un futbolista que empieza a rozar la perfección, un término que no convence del todo al autor de ‘Aráoz y la verdad’ en el sentido literal (tal vez porque comparte con su compatriota ese perfil bajo), aunque sí en su particular requiebro literario. “No me atrevo a decir que Messi sea perfecto. Me parece que la perfección, en fútbol, es una construcción abstracta que intentamos, por todos los medios, situar en la realidad de un jugador, en un momento. Y eso es imposible. Ahora, si la perfección consiste en una combinación de asombro, sorpresa, elegancia y espíritu de equipo, combinación que nos hace felices a quienes amamos este deporte… Me basta con definirlo de este modo. Messi ha hecho de este deporte una experiencia más feliz. Me alcanza y me sobra con eso”.

Estándar
Cine, Fútbol, Messi, Newell's Old Boys, Valentino Acuña

VALENTINO ACUÑA, EL MESSI QUE DESCUBRIÓ ALEX DE LA IGLESIA

IMG_1320
FOTOS: DAVID RUIZ

Valentino Acuña tiene madera de crack. De ello se dio cuenta rápidamente Alex de la Iglesia. El director de cine vasco lo ‘descubrió’ hace un par de años mientras rodaba en Rosario escenas para el film ‘Messi, la película’, que recorre los diferentes episodios en la vida del mejor futbolista del planeta y que trata de explicar cómo aquel menudo crío que apenas levantaba medio palmo del suelo ha sido capaz de convertirse en el referente ineludible del balompié planetario.

Estrella indiscutible de la ‘línea A’ de prealevines de la escuela Malvinas Argentinas (la misma de la que salió La Pulga), Valentino tiene 9 años, juega de extremo izquierdo, es tremendamente hábil y zurdo, amén de tener un cuerpito casi indetectable para los defensas contrarios. Demasiadas coincidencias con el extraterrestre del Barça como para que el cineasta bilbaíno las obviara cuando se puso a buscarle un doble para emular sobre la canchita de fútbol 7 las vertiginosas galopadas de su etapa en las inferiores del Newell’s Old Boys.

De la Iglesia contaba con dos actores-niño, Valentín Rodríguez (interpreta a Messi con seis años) y Juan Ignacio Martínez, ‘fichados’ en Buenos Aires para interpretar al protagonista en el documetraje. Aunque el segundo tenía buenas hechuras con la pelota en los pies, carecía del desparpajo messiánico para moverse por el campo de juego. Además, era diestro. Así que decidió realizar un casting relámpago con chavales santafesinos para ejercer de especialista en la cancha rodando las escenas de los partidos. Más de 300 niños pasaron por el tamiz del director español hasta que el brutal talento de Valentino se cruzó ante sus ojos y lo fichó sin pestañear.

“A mí me llamó el psicólogo de Malvinas, Gabriel Cuadra, y me contó que estaban buscando niños de una determinada edad y estatura para la película. Tenían que ser zurdos y hábiles con la pelota. Pidieron vídeos de mi hijo y lo llamaron para hacer una prueba. Acabó haciendo varias y finalmente lo cogieron para doblar a Messi. Se puede imaginar la sorpresa que nos llevamos en casa”, rememora Gustavo Acuña, el padre de la criatura.

Aunque fue el club quien le adelantó que su hijo había sido el elegido para doblar al alumno más ilustre de la factoría rojinegra, Gustavo prefirió mantenerlo unos días en secreto hasta que fuera oficial y que el chaval no se llevara un disgusto monumental. “No le dije nada ni a él ni al resto de mi familia hasta que me lo confirmaron desde PromoFilm, la productora de Buenos Aires. Cuando se lo conté, no paraba de preguntarme qué tendría que hacer en el rodaje. Era su única preocupación”.

Como sucedía con el Messi genuino, Valentino era el más pequeño de los 21 integrantes de la cantera rojinegra que tomaron parte activa en la grabación del film, pero a su vez el más talentoso, motivo por el cual milita una categoría por encima de su edad casi desde que ingresara en el semillero de Newell’s procedente del Bancaria, club en el que comenzó su idilio con la redonda a los tres añitos. El menor de los cuatro hermanos Acuña (todos ellos futbolistas) no sólo se asemeja a su ídolo máximo dentro del rectángulo de juego: su extrema timidez y nula verborrea recuerdan a aquel genio embotado en el torso de un microbio. “Lo pasé bien. Fue muy lindo hacer de Messi”, acierta a decirnos en una primera andanada con voz casi inaudible.

Durante los dos días que duró el rodaje en suelo rosarino, Alex de la Iglesia y su extenso equipo se deleitaron con la clase de un Valentino que recuerda las consignas que le daba el ‘técnico-director’. “Me pedía que hiciera jueguitos con la pelota y que le pegara bajo”. Su idolatría por el flamante Balón de Oro azulgrana no tarda en aflorar al confesar que “tengo la mochila y la cartuchera de Leo. Cuando juega el Barça, siempre me fijo en él. Trato de imitarle”.

La falta de salero del pibe hace que su padre tome rápidamente el relevo en la charla para relatar la jugada ‘tonta’ que echó por tierra una parte del metraje acumulado por el equipo de producción hispano-argentino. “Le pidieron a Valentino una jugada de gol, pero el chico que hacía de arquero, contra lo previsto, atajó su remate. Entonces se escuchó un grito del director, algo contrariado: ‘Díganle al portero que no ataje’, dijo. Y se tuvo que volver a rodar”.

Los Acuña saben que tienen un diamante en bruto en casa. Sin embargo, a imagen y semejanza de lo que hicieron los Messi con Leo, se niegan a alimentar las expectativas de Valentino pese a que su capacidad goleadora empieza a cobrar velocidad a ritmo geométrico. “Ya sabe que lo primero es estudiar. Luego viene el fútbolSus exhibiciones han ido en aumento en la campaña recién concluida en el hemisferio austral. Sea como fuere, los estratosféricos 234 tantos que su ídolo firmó durante su paso por la cantera de Newell’s continúan siendo palabras mayores.

IMG_1290
Estándar
Fútbol, Kevin Strootman, Liga de Campeones, Real Madrid, Roma

STROOTMAN ESQUIVA LA RETIRADA Y APUESTA POR VOLVER FRENTE AL REAL MADRID

10641080_926392897400427_2410916063919682338_n

 

Kevin Strootman comienza a divisar la luz al final del agujero negro en el que lleva sumido desde el 9 de marzo de 2014. El centrocampista holandés de la Roma, uno de los mejores volantes mixtos del balompié europeo actual, se encuentra en la última fase de recuperación de una grave lesión de rodilla que le obligó a pasar hasta en tres ocasiones por el quirófano y que le ha tenido al borde del retiro por culpa del llamado síndrome de Cíclope, una dolencia que se produce por la pérdida de la extensión de la rodilla después de una reconstrucción artroscópica del ligamento cruzado anterior.

Por suerte para el todocampista giallorosso, las hábiles manos del doctor Pier Paolo Mariani posicionaron debidamente en una complicadísima intervención el ligamento dañado en el sitio correcto el pasado mes de septiembre y los dolores de Strootman han ido remitiendo al tiempo que su rodilla izquierda responde satisfactoriamente al fin a las cargas de trabajo que debe afrontar a diario en Trigoria, la ciudad deportiva romanista, con el fin de poder volver a pisar nuevamente un terreno de juego con garantías. El medio tulipán, que expresó su felicidad a través de un vídeo difundido por el club italiano en los días previos a Navidad, se ha fijado ya una fecha para ese ansiado retorno: el encuentro de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, que enfrentará a la Roma con el Real Madrid en el Olímpico de la capital italiana el 17 de febrero.

Si logra llevar a buen puerto sus planes, Strootman habrá cerrado un calvario de 23 meses largos que arrancó con una desafortunada acción al inicio de un choque liguero contra el Nápoles (dirigido entonces por Rafa Benítez) que derivó en una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Un mal apoyo con su pierna buena fue el causante del grave percance, que no sólo le privó de ayudar esa campaña a su nuevo club (había llegado el verano de 2013 procedente del PSV) en la pelea por el Scudetto, sino que también le dejó sin opciones de disputar el Mundial de Brasil con la Oranje, donde era pieza básica en el esquema de Louis van Gaal.

Tanto que el actual técnico del Manchester United se vio obligado a pasar del 4-3-3 al 5-3-2 ante su ausencia. “Strootman nos daba equilibrio y gracias a él toda la estructura tenía sentido. Cuando se lesionó tuvimos que cambiarlo todo porque no hay otro Strootman”, explicó meses más tarde cuando pretendió llevárselo a Old Trafford, aun estando en la fase de recuperación de su primera intervención quirúrgica, realizada en Amsterdam.

La vuelta de Strootman se hizo esperar más de la cuenta y no sería hasta el 9 de noviembre de 2014 cuando el número 6 de la Roma volvería a pisar un manto verde para disputar los minutos de la basura ante el Torino. Empero, el viento de la desgracia volvió a cebarse en el volante de Ridderkerk y cinco partidos más tarde, concretamente frente a la Fiorentina (25 de enero), su rodilla izquierda se resintió. El jugador viajó de nuevo a su país, donde le fue detectado un tejido fibroso en el cartílago que afectaba al normal funcionamiento del ligamento. Una artroscopia debía corregir el problema definitivamente, aunque los galenos le avisaron que debía despedirse de lo que restaba de temporada. Una más.

Esa segunda operación, sin embargo, sólo consiguió agravar la lesión de un Strootman que un mes después de pasar por el quirófano era incapaz de flexionar en toda su extensión la rodilla maltrecha, la cual además le producía intensos dolores durante los ejercicios de recuperación que había iniciado. Tras pasar por las consultas de varios especialistas y someterse a nuevas pruebas, que revelaron una implantación errónea del ligamento dañado como el causante de la falta de fuerza en su rodilla, el volante de 25 años, a instancias de su club, se puso en manos del doctor Mariani, quien ya intervino en 2006 a Totti con notable éxito, para que salvase su carrera profesional.

Los rumores cada vez más persistentes de un prematuro adiós de las canchas del mediocampista tulipán llevaron a Strootman a difundir un comunicado en el que explicaba su delicada situación y sus ganas de seguir peleando contra la adversidad para disfrutar otra vez de su profesión. “Debido a la falta de fuerza en la pierna izquierda, no puedo competir al más alto nivel en este momento. En las últimas semanas hemos consultado con algunos de los mejores especialistas y el personal médico de la Roma. Me han aconsejado reconstruir el ligamento existente en otra posición para tener menos problemas con la rodilla en el futuro. Voy a pasar otra vez por el quirófano y haré todo lo que esté en mi mano para volver a jugar lo antes posible”.

A partir de ahí, la fuerza de voluntad de este pitbull, al que en su país muchos consideran el heredero del gran Edgar Davids por su ingente poderío físico, su sentido táctico del juego y una notable calidad técnica, está haciendo el resto para acortar lo máximo posible los plazos de recuperación. Las buenas sensaciones de su rodilla izquierda y la ausencia total de dolores son la mejor prueba de que todo marcha viento en popa, algo de lo que se congratulan los propios compañeros del tulipán, que al igual que su técnico, Rudi García, arden en deseos de volver a contar con un jugador llamado a liderar el medio campo romanista una vez recupere su nivel de antaño. “Los campeones como tú son verdaderos gladiadores y no se rinden nunca. Te esperamos, tu ayuda es muy importante. Para nosotros eres la Roma en alma y corazón”, escribía Francesco Totti a fines del mes pasado para dar ánimos a un Strootman que había empezado a tocar el balón.

Y es que en el vestuario del cuadro de la loba capitalina saben bien que la vuelta a escena del zurdo tulipán con vistas al doble duelo europeo frente al Real Madrid sería un acicate añadido para tratar de dar la sorpresa y dejar en la cuneta a una escuadra, la de Concha Espina, que curiosamente cortejó sin éxito a Strootman en septiembre del pasado año luego de la precipitada salida de Xabi Alonso y Ángel Di María.

11754801_994026303970419_5524480926537220578_o
Estándar
Fútbol, Leicester City, Premier League, Riyad Mahrez

EL CRACK DE LA CALLE QUE DA LUSTRE AL PARTIDO A PARTIDO DEL LEICESTER CITY

Riyad

A Riyad Mahrez (Sarcelles, 1991) le ponen los desafíos. Y cuanto más complicados, mejor. Tanto que emular a Tom Cruise en su interminable saga de ‘Misión imposible’ con una pelota atada a su primorosa zurda ha sido una constante en la existencia del futbolista más desequilibrante que pisa en estos momentos los impolutos greens de la Premier League.

Su capital influencia en el inesperado liderato del Leicester City de Claudio Ranieri queda reflejada en un dato absolutamente demoledor: el extremo de origen argelino es el jugador que ha participado en más goles (20) a lo largo de las 17 jornadas que se llevan disputadas en el campeonato, a razón de trece dianas y siete asistencias.

“No me ha sorprendido (su estado de forma) porque sabía que podía hacer las cosas que estoy haciendo. El fútbol es un deporte en el que la confianza es clave. Cuando empiezas a ver portería con asiduidad tienes más confianza y eso probablemente es lo que más me esté ayudando”. La simplicidad con la que el propio Mahrez explica su irreverente irrupción en el olimpo reservado a los Agüero, Rooney, Hazard, o Alexis Sánchez es inversamente proporcional a ese conservador discurso que cada miembro de los Foxes, empezando por el técnico italiano, repite como un mantra cuando les preguntan sobre las posibilidades de que puedan coronar allá por el mes de mayo el Everest del balompié inglés por delante de los morlacos de la competición.

“Estamos viviendo algo mágico y debemos seguir trabajando duro porque no queremos despertar. Quiero que el sueño continúe y que nuestros aficionados sigan gozando de este momento, pero siendo realistas no creo que podamos ganar la Premier. Nuestra meta siempre fue llegar a los 40 puntos. Nos faltan sólo dos, así que a partir de ahí veremos qué pasa”. En suma, que el ‘partido a partido’ de Simeone también ha calado hondo en una escuadra que en diciembre de 2014 ocupaba el farolillo rojo y a la que todas las casas de apuestas le habían colgado el cartel de ‘carne de Segunda’.

Pero hete aquí que entre la magia de este franco-argelino de 24 años y los cañonazos del ‘fideo’ Vardy (15 dianas) le han dado la vuelta a la tortilla de tal manera que el Leicester no sólo se ha encaramado a lo más alto de la tabla en la máxima categoría por vez primera en sus 131 años de historia, sino que además ha rubricado una hazaña nunca antes alcanzada por un club de la Premier: celebrar la Navidad como líder un año después de haber iniciado la tradicional jornada del Boxing Day (26 de diciembre) en el último puesto de la clasificación.

Romelu+Lukaku+Riyad+Mahrez+Leicester+City+x7jYA3i5SPtl

Liverpool, esta misma tarde, y Manchester City después (día 29) tratarán de impedir que este prestidigitador de la pelota, autor de seis dianas en las tres últimas citas ligueras, haga campeón de invierno al Leicester. Compleja tarea para Klopp y Pellegrini echar el lazo a un jugador forjado a sí mismo en las interminables pachangas de barrio en la periferia de París, donde creció.

Sus fintas de bailaor flamenco y esas diagonales vertiginosas en las que se va deshaciendo uno por uno de cuantos rivales le salen al paso huelen a potrero, a ‘gol regañao’ improvisado en mitad de una rue, a talento desbordante en estado puro. “A veces estoy en el campo y pienso que estoy jugando en la calle. Creo que ese background mío aporta algo diferente al equipo y mezcla bien con las cualidades del resto de mis compañeros”, afirma sin ambages el futbolista que despojó a Mourinho  del banquillo del Chelsea con una actuación descomunal.

La mahrezmanía, sin embargo, se ha ido cocinando a fuego lento y con no pocos obstáculos motivados por ese afán primigenio de querer un balón para sí, su esmirriada figura y escasa velocidad para sacar provecho de sus caños o regates en una baldosa. “Era un chico muy frágil, pero nunca se dio por vencido y ahora está dando sus frutos. Ha trabajado muy duro para llegar hasta la élite. Desde muy temprano aprendió a asumir responsabilidades. Mahrez no es sólo un jugador técnico. Tiene las agallas y el carácter que definen a los grandes jugadores. Nunca se esconde”, contaba a L’Equipe Mohamed Coulibaly, director técnico del Sarcelles, la escuadra de la Liga de Distritos de París en la que se alistó siendo un adolescente sin más pretensión que pasar el rato con los amigos.

La repentina muerte de su padre Ahmed, a causa de una afección cardíaca, fue el detonante que cambió los parámetros vitales de Riyad. “Él siempre estaba detrás de mí, quería que yo fuera futbolista. Venía a verme todos los partidos y me daba siempre consejos. Había jugado en clubes pequeños en Argelia y en Francia, así que sabía lo que decía. Y yo le escuchaba. Su fallecimiento fue un shock para mí, pero también me proporcionó el estímulo del que carecía hasta ese instante para pelear por mi futuro en el fútbol”.

LA LLAMADA DE ARGELIA RUMBO A BRASIL 2014

Fiel a su inveterada condición de fino autodidacta sobre el manto verde, Mahrez diseñó una hoja de ruta poco convencional, apostando por clubes de perfil bajo, como los aficionados del Quimper KFC (liga regional) o el Le Havre (Ligue 2), en los que fue puliendo sus deficiencias físicas y tácticas sin presión alguna. A su ritmo. Sentirse cómodo era primordial para el hoy internacional argelino, que llegó a rechazar ofertas del PSG y del Marsella. “Elegí Le Havre por la tradición que siempre tuvo su centro de formación. Jugar en Segunda fue duro al principio porque es una categoría muy defensiva, pero mi segundo año fue mejor y a la mitad del tercero llegó la oferta del Leicester y me vine a Inglaterra, pese a que mi entorno me decía que el fútbol inglés no era para mí. Pero quería probar. Lo hice y me encantó”, relata.

 

2544760800000578-0-image-m-2_1423132019273

Los Foxes pagaron medio millón de euros en enero de 2014 por un futbolista que a día de hoy está valorado en 11 millones… y subiendo. Su notable primer semestre en las Islas, siendo ya pieza clave en la vuelta a la Premier de su nuevo equipo, amortizó la inversión realizada, y a Riyad le sirvió para hacerse un hueco en la lista de Argelia rumbo al Mundial de Brasil, motivo por el cual se siente en deuda con el actual líder de la liga inglesa. “El Leicester me lo ha dado todo. Gracias a ellos he descubierto la Premier y pude jugar la Copa del Mundo. Éramos líderes en Segunda y el seleccionador (Halilhodzic) se empezó a fijar en mí. Tengo claro que de haber seguido en Le Havre nunca habría venido a verme”, asegura.

Villarreal y Roma movieron ficha el pasado verano para tratar de traerlo de vuelta al continente. En Inglaterra hay quien asegura que el mismísimo Barça ha sondeado al Leicester en su búsqueda de un suplente de garantías para Messi y Neymar. Pero el explosivo exterior zurdo a banda cambiada (siempre arranca desde el costado derecho) tiene claro que, de momento, su perfil ha de seguir siendo bajo.

“Este tipo de cosas no me preocupan lo más mínimo. Soy jugador del Leicester y estoy feliz aquí. Si el destino me lleva a otro lugar en el futuro, ya se verá. Pero ahora mismo no quiero pensar en eso”, concluye el mejor futbolista africano en 2015, aunque no figure entre los tres nominados al galardón. Cosas que pasan.

Estándar
Fútbol, FC Santa Claus, Papá Noel, WeChat

AL EQUIPO DE SANTA CLAUS LO RESCATA UN MECENAS CHINO POR NAVIDAD

santa 1

Su trineo tirado por nueve renos voladores le permite desplazarse a cualquier rincón del planeta para hacer felices a millones de niños cada 25 de diciembre. Cumplir unas Navidades más con su hermoso cometido ha tenido, en esta ocasión, un sabor especialmente dulce y gratificante para Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, Viejito Pascuero u El Olentzero. El legendario personaje de la barba blanca y el inconfundible traje rojo se embarcó 48 horas atrás en su tradicional viaje solsticial sabiendo que el mañana del club de fútbol que lleva su nombre está a buen recaudo.

El FC Santa Claus seguirá fomentando valores como el fairplay, la solidaridad y la caridad en todo el planeta a través del balompié gracias a la inestimable aportación de la compañía china Bewin Sports. El gigante de las comunicaciones multimedia, creador de la aplicación WeChat (equivalente a whatsapp en el país asiático), firmó el pasado miércoles un acuerdo por cinco años que le convirtió en el nuevo mecenas de la popular escuadra de Rovaniemi, que por vez primera en sus 23 auroras boreales de existencia lucirá un patrocinador de pago en su elástica.

“Estamos muy felices. Este es el mejor regalo de Navidad que podía tener nuestro club. Bewin nos ofrece cinco años de estabilidad. Sin este acuerdo probablemente hubiéramos tenido que plantearnos el cese de actividades”, aseguró aliviado Juha Eteläinen, máximo responsable de la entidad finlandesa.

Entre los términos del contrato, en cuyo anuncio estuvo presente el mismísimo Santa Claus (en su calidad de presidente honorario del FCSC), figura un viaje anual del cuadro más famoso del Círculo Polar Ártico al país del dragón para disputar un par de amistosos y también asegura la presencia de varias escuadras juveniles chinas en la Copa Papá Noel, que se juega cada mes de julio en el diminuto Saarenkylän Tekonurmi stadion de Rovaniemi.

Bewin Sports emitirá también vía streaming partidos de liga del equipo finés como parte de una estrategia conjunta para pescar nuevos seguidores en el trasatlántico asiático. Ambas partes se cuidaron muy mucho de hacer públicas las cantidades económicas del contrato firmado, si bien fuentes próximas al club finés confirmaron que la cifra que percibirán es lo suficientemente significativa y permite catalogar la operación como “el mejor acuerdo que hemos alcanzado desde nuestra fundación”.

santa 3

Por su parte, la multinacional china especializada en el mundo del marketing y la comunicación, responsable entre otros eventos de la organización de la Supercopa de Italia (la última edición se disputó en Shanghai), explicó por medio de su propietario los motivos que les han llevado a unir su destino con los del FCSC.

“La primera vez que visité Rovaniemi quedé sorprendido del flujo de noticias que generaba en mi país el Santa Claus. Luego hicimos un seguimiento y vimos que cuenta con un alto número de seguidores en China, así que nos planteamos seriamente buscar algún tipo de sinergia con ellos. Ahora que hemos establecido las bases de nuestra relación creo que vamos a poder hacer grandes cosas juntos”, señaló feliz de la vida Feng Gao, emocionado por poder estrechar la mano al entrañable personaje que da sentido a las fiestas navideñas en su propia aldea, Pajakylä.  

Por lo pronto, el citado convenio de colaboración permitirá al Santa Claus continuar disputando el año próximo la Miesten Kakkonen League (Tercera división), categoría que ya perdiera en 2012 luego de entrar en barrena a causa de la dura crisis que sacudió Finlandia en ese año. La escuadra ártica pagó su penitencia durante dos ejercicios en la Kolmonen League, o cuarta categoría. Dar esquinazo a esta macro competición compuesta por 117 equipos aficionados, integrados en nueve grupos, resultó menos difícil de lo que a priori parecía.

De vuelta al escalón de bronce del balompié finés, los discípulos de Santa lograron hace escasas semanas eludir el descenso y cerrar la campaña con un discreto séptimo puesto. “El resultado cuenta, por supuesto, pero para nosotros es mucho más importante dejar bien alto el pabellón de nuestro jefe. Santa cree a pies juntillas en el juego limpio y siempre nos dice que ganar no es lo más importante, sino tratar de difundir un espíritu deportivo por todo el mundo. Nuestros fans crecen constantemente y los tenemos esparcidos por todos los rincones del planeta, por eso estamos obligados a tener una conducta ejemplar”, cuenta Tommi Rissanen, manager de marketing de los bermellones de Rovaniemi.

La sostenibilidad del FC Santa Claus, una suerte de ONG de la redonda sin ánimo de lucro, pasaba hasta ahora por generar recursos propios, lo que no resulta sencillo en un área del globo terráqueo donde el frío y la nieve son protagonistas más de la mitad del año. La recesión económica ha golpeado duramente en los cimientos de esta peculiar escuadra, incapaz por primera vez en más de dos décadas de obtener los recursos mínimos para poder sobrevivir.

Ni siquiera sus originales iniciativas para generar ingresos atípicos, caso de la escuela de snow-football (fútbol-nieve), que ponen en marcha cada invierno en la aldea donde habita Santa Claus y que atrae a numerosos turistas que pasan sus vacaciones en Laponia, eran ya suficientes para sostener a flote el frágil velero ártico.

Afortunadamente, la entrada en escena de Bewin Sports hará posible que esta mágica formación apadrinada por Papá Noel continúe explorando nuevos caminos en el noble arte de la solidaridad con el prójimo a través de acciones como la donación de 10 euros por cada camiseta vendida en su stand del Mercado navideño de Rovaniemi, la organización de un torneo de caridad en primavera, cuya recaudación va destinada íntegramente a la ayuda de niños necesitados en cualquier rincón del planeta, o con su activa participación en el Water Run (Carrera del Agua), un ambicioso proyecto cuyo objetivo es hacer llegar agua potable a las zonas más devastadas por las inundaciones en el sudeste asiático. “La caridad es un aspecto muy importante para Santa Claus. Trabajamos con el objetivo de crear un mañana mejor, y qué mejor camino que tratar de ayudar a los niños de todo el mundo a que tengan una mayor calidad de vida en el futuro”, sentenció Rissanen, quien por cierto dejó en el alero la posibilidad de contratar algún foráneo que eleve la competitividad del bloque actual.

santa 2

Estándar